Inicio > Bla bla bla bla > Diego González

Diego González

“Nosotros somos homo sapiens, pero también somos homo demens…”

Sentados en un simple lugar, con una construcción en proceso a nuestras espaladas y un paisaje de montañas enfrente, iniciamos nuestro diálogo con Diego González,  docente de la escuela de artes y estudiante de las rocas grabadas del sur del país.

Su historia en el arte inicia a temprana edad, le gustaba mucho dibujar, aprovechando las motivaciones que tenía, particularmente empezó a interesarse más por el cuerpo humano, las figuras femeninas. Al llegar a la universidad, ya tenía un pequeño recorrido de exploración en el dibujo, es aquí donde aprende a pintar, “la motivación fue la figura humana, expresar lo que estaba mirando y sintiendo en el cuerpo como medio de expresión, me gustaba mucho la representación del desnudo femenino, el arte erótico, por ahí empecé a sacar un poco de ideas y plasmarlas en pintura y dibujo”.

Desde  1991 ha desarrollado algunas exposiciones, dentro y fuera del país, una de sus últimas muestras fue en la ciudad de Córdova y Buenos Aíres, que la realizó hace dos años, también ha expuesto en otros países como Alemania.

Hay algo gracioso que siempre recuerda cuando era estudiante y estaba haciendo sus primeras exhibiciones, “había una pared donde estaban colocados dibujos de desnudos, entonces entró un tipo, se quedó viendo todos los cuatros  y dijo: oiga tienen unos cuadros, pero decentitos, y yo le dije: no, no hay, así que se fue”.

“Los trabajos que hecho con los desnudos no son tan explícitos y sin embargo mucha gente los está mirando con un ojo cerrado, yo me he acostumbrado, porque hay mucha hipocresía, pienso que todavía hace falta educar a los públicos, para que puedan enfrentarse a una obra de arte cualquiera, sin prejuicios, porque al ver una obra de difícil lectura, el público las rechaza”.

“La obra exige que el público se involucre, que se acerque, la vea, y que no solo la entienda con la razón, sino también que la sienta, que le dé posibilidad a los sentimientos de reaccionar de alguna forma, con sentimientos de desagrado o gusto”

Le agrada tocar la guitarra, es así  que en sus momentos libres se dedica a hacer un poco de música, como el mismo menciona, no de una forma profesional, más bien como un pasatiempo artístico.

Cree que el arte en Loja es muy prometedor, “hay distintas esferas del arte que se desarrolla aquí, unas son más pesadas que otras, la música por ejemplo es muy grande, las artes plásticas están surgiendo con más fuerza, Loja no ha sido una ciudad que haya tenido una tradición en las artes plásticas  tan fuerte como la ha tenido Quito, Cuenca o Guayaquil, creo yo que todavía no está tan consolidad un tipo de pintura que se haga  acá”.

Un ejemplo del potencial artístico de nuestra ciudad,  que le gusta mucho mencionar,  es el de una de sus amigas, Mónica Sarmiento, que realizó sus estudios en nuestra universidad, y que en este momento está exponiendo en muchas partes del mundo,  como; Estados Unidos, Asia y Europa. “Hay tantos artistas que salen de las dos universidades, que quisiéramos que su actividad sea más intensa, sin embargo son situaciones de orden económico que limitan a los artistas”.

La personalidad de los artistas siempre es un ámbito, que despierta curiosidad para algunos, es por esto que le interrogamos sobre el tema, y esto es lo que nos menciona, “yo creo que de repente somos medios locos, una de las oportunidades que da el trabajo artístico  es la exploración de la irracionalidad, porque la tendencia de nuestra cultura egocéntrica, heredera de patrones grecolatinos, judeocristiano está muy ligada a la razón, y cuando trabajamos en el campo artístico no podemos trabajar solo con la razón”

“Si yo voy a pintar un cuadro, tengo que pensar cómo voy a organizar una tela, o si voy a tocar la guitarra tengo que entender la estructura de la partitura de manera racional, hasta ahí llega la razón, pero si te quedas solamente en la lectura mecánica, o en la repetición, en la pura geometría del cuadro, no puedes expresarte, el otro lado es el irracional, es algo que no se puede controlar”.

Es por esto que uno de los consejos que da a sus alumnos es que aprendan a ser y se permitan ser libres pensadores, para que puedan ejercer su pensamiento crítico, “puedes hacer que se conviertan en borregos tuyos, el asunto es que no se tenga esa actitud de rebaño, sino que más bien se pueda reflexionar, cada uno volverse líder y constructor de su propia vida, eso es lo que se quiere”.

“Las personas pueden tener distintas formas de pensar, uno las respeta, pero también espera que las otras personas respeten las propias, y eso normalmente no sucede, la gente quiere que se comporten los artistas de cierta manera, porque algunos  tenemos otra escala de valores, nosotros somos homo sapiens, pero también somos homo demens, la pretensión de ser un homo sapiens es una ridícula etiqueta”.

Al acabar esta redacción, nos quedaron muchos textos suprimidos, no porque no hay sido de interés general, sino porque lamentablemente el espacio se quedó corto, pero lo escrito es suficiente para que uno pueda darse cuenta, la concepción que tiene Diego González acerca del arte y sus distintas formas de ver la vida y sociedad.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: