Inicio > Bla bla bla bla > Un baile entre semáforos

Un baile entre semáforos

De pié, en el pasto, cerca de un semáforo de la Av. Orillas del Zamora (Loja), en sentido diagonal al Instituto Técnico Daniel Álvarez Burneo, con una sonrisa que hacía ver casi la totalidad de su dentadura, unas marcas de acné de la adolescencia y una camiseta húmeda por haber cargado y bailado con su par de muñecos desde la mañana, lo veo a Félix Vera Alvarado.

Se encontraba tomando un descanso de tanto danzar frente a los autos, dice que éste arte lo aprendió hace algunos años de un chileno que conoció en un semáforo de Colombia, cuando en ese entonces él se dedicaba a realizar malabares.

Es de Babahoyo, pero pasó algunos años en Colombia, porque su madre tuvo una relación con un Colombiano que los llevó a vivir a Pasto, donde luego de un tiempo los dejó en el abandono, es ahí  cuando inicia su vida en los semáforos, como era el mayor de sus hermanos le tocó salir a trabajar para mantener a la familia.

Cuenta que al principio le daba mucha vergüenza, pero que no encontraba otra solución que seguir trabajando, empezó realizando un espectáculo de robot que igual aprendió de un amigo que hacía de estatua, luego siguió con los malabares, que tampoco le resultaron difíciles, para terminar con lo que ahora hace.

Con sus treinta años recién cumplido ha recorrido varias ciudades de Colombia, Ecuador y Perú, uno de sus sueños es ir al país del sur, menciona que es una de las mejores experiencias que ha tenido a lo largo de este trabajo.

Alguna vez  lo de tuvieron en Colombia pero por haber perdido sus documentos de identidad, dice que le han pasado cosas buenas y malas, que a veces ha tenido problemas por entra a otros países con visa de turista y ponerse a trabajar, pero con el tiempo le ha gustado permanecer en su oficio.

Quizá por alguna mala experiencia que no quiere mencionar, dice que es bueno esto de estar bailando “para” los semáforos, porque en los trabajos “normales” la gente siempre discrimina y lo trata mal a uno, diciéndole o haciéndole cosas malas.

Su familia se reduce a su mamá y hermana que viven en Babahoyo, de vez en cuando va a visitarlas, pero siempre les envía para cualquier gasto que tengan, tuvo más hermanos, todos estudiaron pero no sabe nada de ellos.

Pasa de lugar en lugar, indicando que en Loja es donde mejor le sabe ir, ásta es la segunda vez que viene aquí, le resulta igual en Quito y Guayaquil, pero que es muy peligroso y por eso se le hace difícil trabajar en estas ciudades grandes.

Gana cerca de 20 dólares por día, pero la mayoría lo tiene que gastar en el arriendo del hotel y en la comida, aunque hay parte que ahorra.

Llegó al tercer año del colegio, tuvo un hijo hace algunos años, pero por problemas con su pareja  se alejo y no ha sabido nada de ellos durante mucho tiempo, “es como que tengo y no tuviera”.

Su risa inolvidable se repite a cada instante, al decir que éste trabajo es mejor que cualquier otro por aquí la gente no lo mira mal ni lo trata mal.

Aquí su labores inician desde las 8h00 a las 19h00, aunque puede varía dependiendo del día y clima, no podría trabajar en la lluvia, al sol como sea lo tiene que soportar.

En las ciudades a las que llega, no le gusta salir mucho de noche, ni ir a fiestas, porque de ésta manera se evita problemas, “la gente cuando llega alguien nuevo lo miran de mala manera y si se sale a divertir siempre hay personas que bebe demasiado, iniciando siempre con alguna pelea”.

Quería viajar a Brasil y Argentina, sin embargo ya es hora de colgar sus muñecos, porque si sigue en esto no lo va dejar nunca, su sueño es tener su propio negocio de comida, ya tiene ahorrado algo de dinero, con esta última vuelta al país espera conseguir lo que le falta.

Se despidió con una sonrisa clara, danzando frente a un grupo de vehículos y algunos estudiantes de colegio que lo apoyaban desde la vereda.

Anuncios
  1. tronks
    abril 27, 2011 en 20:30

    muy buena cronica Marvin, tr felicito amigo sigue adelante y escribiendo, ojala te dieran chance en alguna revista de importancia, por ahora solo puedo decirte que me gusto la nota, espero seguir leyendo más.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: