Inicio > Bla bla bla bla > Una oportunidad de trabajo lo hizo cuidador de muertos

Una oportunidad de trabajo lo hizo cuidador de muertos

La puerta de entrada ya tiene un olor fuerte. Quien aspiró alguna vez este “aroma” sabe inmediatamente de que lo se trata. Casi todo es metálico en su interior, las camillas están vacías, todo luce limpio y ausente.

Quizá el sitio parezca lúgubre, especialmente en una tarde como esta, en la que no existe ningún cadáver de por medio cubierto con alguna sábana. Los instrumentos quirúrgicos se presentan en varios lugares y los sonidos producen cierto eco.

Tal vez muchos tendrían miedo, nostalgia o repulsión de estar todo un día entre muertos. Sin embargo, para quien ya lleva 28 años, tales sensaciones jamás pasaron por su cuerpo.

Con voz aguda, mirada baja y varias canas, Luis Luzuriaga cuenta que vino a ocupar el cargo de cuidador de la morgue de la Universidad Nacional de Loja (UNL) porque su antecesor falleció.

Comenta que es de Zaruma, provincia de El Oro. Trabajó ocho años en una empresa minera, pero cuando terminó la explotación uno de sus cuñados, que era chofer de maquinaria pesada en Cosurca, le propuso venir a Loja.

En Cosurca trabajó de ayudante de motoniveladora o tractor por tres años. Gracias a un paisano que le mencionó la vacante pudo ingresar a trabajar en la morgue en 1982.

Desde ahí se quedó en la ciudad, porque le agradó y como él dice: “donde hay trabajo, ahí es la vida”.

Al ingresar por primera vez si se le hizo algo raro, especialmente porque el anterior señor tuvo el sitio un poco descuidado en la limpieza. Los cadáveres habían estado llenos de gusanos. “Fue traumático, pues estuve por primera vez con muertos… pero como necesitaba trabajar”.

Con el tiempo llegó a adaptarse. Su horario de trabajo es de 08:00 a 12:30 y 14:30 a 18:00, como el de cualquier otro obrero; al menos así lo ve.

Don Luis tiene tres hijos, ninguno de ellos siguió medicina, solo una escogió la carrera de laboratorio clínico. Todos sus ellos son casados, por lo que actualmente vive con su esposa.

Algunas veces ha podido ver las reacciones de la gente que entran por primera vez, causándoles malestares que les ha impedido observar los muertos. Lo que dicen que espantan o asustan los muertos no lo cree, quizá porque nunca le sucedió nada.

Su trabajo es dar material de análisis a los estudiantes de medicina, él conoce cada cuerpo y órgano que reposan en la morgue.

Si alguna persona no tiene familiares lo formolizan con la ayuda de algún estudiante, para ponerlo en la pileta que tiene actualmente siete cuerpos. “Los cadáveres están aquí hasta que se terminan, se estudia venas, músculos, órganos…”.

Un agua negra compuesta a base de formol contiene los restos de varias personas en la piscina más grande, un pie entre morado y negro se puede observar saliendo del agua. Los rostros casi ya ni se distinguen, además, la oscuridad del líquido no deja ver mucho.

En la otra piscina, más cerca y pequeña, existen órganos extraídos, algunos fetos que evidencian la inocencia de seres que jamás pudieron ver la luz natural.

Al sitio llegan los cadáveres que no hayan tenido diagnóstico médico, para realizarles la autopsia. “No traen todos, solo los que no presentan descomposición, sino contaminan el lugar”.

Cuenta que desde 1986 se empezaron a realizar las autopsias en esta morgue, porque antes se lo solía hacer en el  hospital. Más o menos lleva contabilizadas cerca de 800 hasta la actualidad.

Como cada estudiante sabe utilizar los cadáveres como materiales de estudio se destruyen, por lo que finalmente se tiene que cocinar los restos para terminar sacando los huesos. Antes, Luis también participaba en el proceso, pero ahora los estudiantes se encargan.

El olor a químicos como el formol, hasta el momento, no le han causando ningún problema de salud, aún más si se hace protegido con una mascarilla, guantes y mandil, “hasta el momento no, en lo posterior no sé (risas)”.

Si bien Don Luis ya puede jubilarse, manifiesta que no ha pensado en ello, porque está esperando la compra de la renuncia. Las pensiones de jubilación son muy bajas.

Anuncios
Categorías:Bla bla bla bla Etiquetas: , , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: