Inicio > Bla bla bla bla > El arte del desnudo

El arte del desnudo

La encontré  en la biblioteca en la que actualmente trabaja, vestida con un buzo y pantalón negro, que solo permiten ver sus manos y rostro, es que siempre le gusta cubrirse mucho.

Permanecer quieto, frente a la mirada de varias personas, no es nada fácil,  y aún menos si en esos momentos te encuentras desnudo.  “Lucía”, con 35 años, en aquel momento, fue una de las personas que decidió hacerlo.

Se involucró en el mundo del desnudo como expresión artística, a partir de la invitación que tuvo del pintor Carlos Andrade, el cual le planteó la idea que trabaje como modelo para los estudiantes de la carrera de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Loja.

Con una sonrisa y algo nerviosa, confiesa que le costó trabajo tomar una decisión, por los prejuicios que tiene la gente y lo que podrían pensar, sin embargo al leer algunos libros sobre el desnudo artístico (Nude Art), aceptó la propuesta.

Recuerda muy bien el 4 de octubre del 2004, se encontraba de pie y nerviosa; las miradas de 11 estudiantes rondaban su cuerpo, intentando captar cada detalle de su figura, algunos utilizaban carboncillo, tinta o acuarelas para retratarla, en ese entonces la clase estaba dirigida por el pintor chileno Gerardo Saez,  y el tiempo que permaneció en esa pose no llegó más allá de 45 minutos.

Ha posado para fotografía, escultura, pintura y body paint (pintura sobre el cuerpo), trabajaba cuatro días a la semana, en la mañana y en la tarde, más o menos siete horas diarias, recuerda que llegaba al biombo o vestidor y se sacaba la ropa, para ponerse un bata de baño y luego el profesor le decía la posición en que debía ponerse, su pose preferida siempre fue la acostada, porque dice que había veces que se quedaba dormida.

Recalca que para hacer este trabajo no se necesita tener un lindo cuerpo o ser delgada, sino simplemente tener la resistencia para soportar el estar inmóvil por cierto tiempo. En su juventud se dedicó al baloncesto y cree que eso le ayudó en su trabajo como modelo vivo.

Tiene un hijo y una hija que estudiaron en colegios católicos, pero siempre supieron en lo que ella trabajaba;  no vieron nada malo en eso, lo respetaron y tomaron de una forma muy madura, sus amigos tienen diferentes opiniones al respecto, pero igual, como  dice ella, cada quien tiene su forma de pensar.

Trabajó cerca de 5 años como modelo; conserva muy buenos recuerdos de esta etapa de su vida, todos siempre fueron muy respetuosos y amables, por esta razón, a sus 40 años, no ha descartado en hacerlo de nuevo, inclusive ex estudiantes le han pedido que les ayude a posar para ellos.

El inicio de otra historia

“Tania” es la protagonista de otra historia, tiene 22 años, y un acento que la descubre como costeña. Lleva tres meses en el trabajo, siempre tuvo curiosidad acerca del mundo del desnudo artístico, y cuando se le presentó la oportunidad de hacerlo, renunció al qué dirán para realizarlo, sin contárselo a sus padres o simplemente diciéndoles que va a trabajar de modelo.

Se interesó por el desnudo como expresión artística desde hace algunos años, inició con el body paint y poco a poco fue incursionando en otro tipo de expresiones. Ha querido hacer fotografía pero no se atreve porque le da miedo que la gente suba la fotos al internet.

Siempre le había gustado Loja, cuando terminó sus estudios secundarios vino, aunque sus padres no estuvieron de acuerdo. “Tengo un camerino en el que me cambio; ellos me piden la pose, algo que no se me haga tan complicado y permanezco por unos veinte minutos y luego tengo un descanso; sí es duro pero ya uno se va acostumbrando” menciona.

Es muy clara,  cuando acepta su trabajo, no le gusta que ni siquiera la nombren, trata de no unir mucho la amistad con su trabajo porque se pueden “cargar” o llegar a malas interpretaciones. 16 ha sido el mayor número de personas para las que posó.

Está en el último año de universidad, y aunque su carrera es afín, piensa estudiar un poco más el arte.

Anuncios
  1. Tania Sáez Pezo
    abril 6, 2012 en 17:03

    Buen texto, y una historia poco común para la mayoría, espero se publique en el centinela pues llego a más personas, para cultura general. Saludos

  2. octubre 9, 2012 en 09:32

    simplemente intrínseco de la mujer, naturaleza viva, sexo “débil” viviendo lo que muchas otras no nos atrevemos a vivir. Insisto en que debemos destruir los prejuicios que solo destruyen lo que otros intentan construir!! Felicitaciones a las dos protagonistas Lucía y Tania por atreverse a soñar y experimentar. Siempre mi admiraciòn Aquese por esa manera sutil y real de contar la historia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: