Archivo

Posts Tagged ‘Ecuador’

María Fernanda: “Mi único objetivo es que la gente conozca la historia desde adentro de la familia”

enero 15, 2012 Deja un comentario

Sonriente y amable encontramos a María Fernanda Restrepo, directora de “Con mi corazón en Yambo”, quizá un poco exhausta por tantas entrevistas cumplidas en Loja, dice que no es la primera vez que viene a la ciudad y que siempre ha sido bueno regresar.

¿Cuándo y cómo nació el proyecto de realizar un documental sobre la desaparición de tus hermanos?

La idea como tal nació hace unos siete años, pero la dejé dormida, tenía mucho miedo de abrir una historia tan íntima y dolorosa, cuatro años más tarde, una amiga me dijo: pero ya tienes al menos un guión, participa en un concurso sobre documentales. Ganamos en Argentina (festival Docbsas), fue un pequeño apoyo pero importante, porque fue el impulso, ya no podía echarme para atrás.

Al inicio no pensaba hacer un documental, simplemente quería enterarme un poco más, saber mi historia familiar, si bien yo vivía con mis papás, no estuve en todos los por menores.

¿Desde qué punto de vista decidiste narrar el documental?

Fue un reto, por un lado yo no quería hacer un reportaje de hechos cronológicos y contar la historia periodísticamente con una investigación fría y plana. Yo quería algo personal, era una historia de autor, contada en primera persona, pero tampoco deseaba contar solo mis vivencias personales, porque si la gente conoce un poco del caso, no sabía los por menores, el reto estaba en cruzar esas dos historias.

El documental se presenta en dos niveles, se entrecruza la historia familiar, íntima, la de los pocos recuerdos de niña, y está la historia nacional de los hechos. Yo no podía dejar de puntualizar quienes estuvieron involucrados, para que la gente se ubique, sino no iban a entender mucho.

Durante la realización, ¿Descubriste algo nuevo del caso?

No, esto ha sido un espirar de silencio, yo tenía esa esperanza ilusa de que iba a encontrar algo nuevo. Imagínate, si mis papás, en 20 años, no encontraron mucho más de lo que se sabe, gracias al destape de Hugo España y el juicio que ocurrió, nosotros no llegamos a mucho más porque esta verdad se ha tenido completamente cerrada durante todo este tiempo dentro de la Policía. Leer más…

Anuncios

Amanecer desesperante

noviembre 22, 2011 Deja un comentario

Se vistió con una sábana húmeda, sin buscar nada más que su cuaderno de notas donde escribía historias de otros días, de vidas ocultas entre sus pensamientos. Mientras la noche se iba él se debatía con otro tipo de sombras oscuras que se cruzaban por su mente al recordar lo pasado, lo presente y verse en la fea tarea de imaginarse un día sin otro aliento que su aliento, u otros labios que no pueda tocar.

El reloj de su cuarto, que parecía un gato gris con ojos saltones, marcaba las horas más despacio,  pues hasta éste buscaba la forma de torturarlo, sin más que hacer, se le ocurrió amanecer apegado a un libro sucio que alguien le había regalado.

Imaginaba las historias de aquel libro que trataba de una vida parecida a la suya, pero mejor escrita por el biógrafo, sentía envidia hasta del personaje descrito, pues si bien tenía una vida similar, atravesada por la diametral línea del amor, el enamorado hecho a base de letras de molde parecía que pudo luchar mejor con su amargura y logró superar la desesperanza causada por una furtivo desamor.

Sin embargo pensó en sus adentros, que aquella historia que había leído solo era ficción, pues destacaba siglos ya muy añejos y personajes que ya no tienen nada que ver con la vida real, que el amor de  un príncipe isabelino no tiene comparación con el amor de un joven del siglo XXI. Los tiempos no siempre cambian para bien, dedujo al notar que si fuera la época en la que se desarrollaba este relato, él podría  hacer lo mismo: escribiría alejado de su amor, escribiría lejos de todo el mundo y dormiría sin ninguna preocupación, pero viendo su alrededor le costaba asumir la verdad, su triste situación de no poderse alejarse del amor perdido que no sabía si algún día lo conseguiría volver a encontrar.

Decía y criticaba a la autora  de dicho compendio de sílabas, palabras y frases, porque la narración le parecía demasiado fantasioso para los días de hoy: ¿Cómo alguien puede vivir sin trabajo? ¿Cómo alguien puede asilarse en una montaña y pensar que nada ha pasado?  ¿Cómo hacer todo eso en nuestros días? ¿Cómo dibujarlo por lo menos en un papel para sentir a dentro? Siempre tuvo preguntas en su cabeza pero ninguna alma que las pueda contestar.

Así que sin más que eso se propuso consigo mismo escribir una historia paralela, su historia, pero esta vez no para causar envidia a otro seudo escritor, sino para que algún lector se apiade de su triste situación…

Javier Darío Restrepo

octubre 7, 2011 Deja un comentario

Hace unos tres o cuatro años, cuando escribía para un periódico estudiantil de la universidad en la que estudié, tuve la oportunidad de conversar con un personaje del periodismo latinoamericano, recién encuentro el documento y se los comparto…

Con la humildad que lo caracteriza Javier Darío Restrepo accedió de forma muy amable a la entrevista, con una sonrisa muy expresiva decidió regalarnos un libro de su autoría, un gestó que vale describir no como vanidad nuestra, más bien como la sencillez de un periodista de tan reconocida trayectoria.

Javier se describió como un hombre de 75 años que lleva 51 años haciendo periodismo, es padre de dos hijas, abuelo de un nieto que tiene seis años, esposo de una mujer maravillosa, “esos son elementos que le dan a uno un gran equilibrio y sobre todo una predisposición para hacer un trabajo lo mejor posible”.

“Comencé haciendo periodismo en una forma inesperada cuando era estudiante de secundaria, hubo unas olimpiadas con muchas disciplinas y la gente no sabía que estaba pasando en las distintas disciplinas y un compañero me sugirió; pues reunamos los datos de todo lo que estaba pasando, quien gano, quien perdió, quien juega hoy o quienes compiten hoy”, es así que nos comenta con un gran entusiasmo su inicio en esta profesión. Leer más…

La poesía de un payaso

abril 27, 2011 2 comentarios

Hace un par de años cuando trabajaba en un diario entrevisté una noche a un Payaso de circo cuando se maquillaba para la función y fue aquí donde me recitó esta poesía, la cual es parte de un libro de niños y adolecentes de la calle. El poema fue dedicado al cómico argentino Alberto Olmedo. Nunca supe de su existencia hasta que ese día, aquel Payaso me lo recitó…

De un ataque al corazón
esta tarde se murió un payaso.
Lo mas divertido del caso
que mientras su cuerpo estaba inerte,
la gente aplaudía y aplaudía,
al mismo tiempo pedía
qué él repitiera su muerte.

Es al payaso en esta vida
a quién Dios lo destinó a sufrir,
pues tiene que hacerte reír
aunque tenga su alma herida.

Con mi sonrisa fingida tengo
penas que ocultar,
más si yo, el payaso, pudiera hablar
y contar mis amarguras
hasta las almas más duras podrían conmigo llorar.

Al ver mi cara pintada
todos ríen con placer
sin llegar a comprender
que mi vida es desgraciada

si lanzo una carcajada
todos creen que es de alegría
más no comprenden que la suerte impida
que más riendo estoy,
es un paso más que doy
en pos de mi tumba fría.

No pidáis que me ría
que de mi propia risa me espanto,
he reído tantas carcajadas de dolor
en este mundo traidor.

Me han enseñado a reír con llanto
y llorar con carcajadas.

Mañana cuando el payaso muera
todos lo echarán al olvido
más de mi que te has reído
nunca mas te acordarás
como música pasajera
que viene y se va.

Por eso público querido
usted que me ha brindado su aplauso
que me llena de gozo,
el último aplauso te pido y quedarme satisfecho
poniéndolo en tu carne y
llevándolo en nuestro pecho
como dos payasos bien agradecidos.

Un baile entre semáforos

diciembre 12, 2010 1 comentario

De pié, en el pasto, cerca de un semáforo de la Av. Orillas del Zamora (Loja), en sentido diagonal al Instituto Técnico Daniel Álvarez Burneo, con una sonrisa que hacía ver casi la totalidad de su dentadura, unas marcas de acné de la adolescencia y una camiseta húmeda por haber cargado y bailado con su par de muñecos desde la mañana, lo veo a Félix Vera Alvarado.

Se encontraba tomando un descanso de tanto danzar frente a los autos, dice que éste arte lo aprendió hace algunos años de un chileno que conoció en un semáforo de Colombia, cuando en ese entonces él se dedicaba a realizar malabares.

Es de Babahoyo, pero pasó algunos años en Colombia, porque su madre tuvo una relación con un Colombiano que los llevó a vivir a Pasto, donde luego de un tiempo los dejó en el abandono, es ahí  cuando inicia su vida en los semáforos, como era el mayor de sus hermanos le tocó salir a trabajar para mantener a la familia.

Cuenta que al principio le daba mucha vergüenza, pero que no encontraba otra solución que seguir trabajando, empezó realizando un espectáculo de robot que igual aprendió de un amigo que hacía de estatua, luego siguió con los malabares, que tampoco le resultaron difíciles, para terminar con lo que ahora hace.

Leer más…

Una vida sin tabús ni inhibiciones

junio 6, 2010 Deja un comentario

Muchos artistas han encontrado la inspiración en éstas damas. Pintores, escritores y músicos que ha visto mucho más allá que un par de tacones altos, unas medias negras y una minifalda…

Las luces de colores están encendidas, algunas sillas copadas de gente y otras aún vacías, esperando la llegada de más clientes, el olor es predominante, con un sabor a ningún sito más que este, por todos lados se ve un desfile parecido al de pasarela de grandes marcas extranjera.

Figuras de todo tipo deambulan de un lado a otro, de puerta a barra y viceversa, mientras algunos ya no llegan ni siquiera a levantar la mirada porque las cervezas han hecho estragos en el cuerpo.

Una de tales figuras acepta contarnos algo de este mundo de tabús y desinhibiciones, su nombre no importa porque aquí más la conocen por el número que tiene sobre la puerta de su habitación.

Tomamos asiento en la cama por la que hayan transitado miles de cuerpos y que sirve a más de lugar de trabajo, como dormitorio para ella en las noches, después de todo es como su casa, porque aquí es donde pasa todo el día.

Tiene 26 años, es costeña, su tez es color canela, no mide mucho más allá del metro con 60 centímetros, su cabello es rizado y su sonrisa demasiado expresiva…

Lleva un año y medio en el negocio, empezó como muchas, por problemas en el hogar y dificultades económicas, en aquel momento su hija mayor padecía de leucemia, su ex pareja la dejó y no tenía trabajo, una ex cuñada se dedicaba a esto y le comento que el dinero predomina en esta labor y que con eso podría solucionar muchas de las dificultades que tenía. Leer más…

Jaime Roldós Aguilera (1940 – 1981)

mayo 26, 2009 7 comentarios

Biografía.

Nació en Guayaquil el 5 de noviembre de 1940, sus padres fueron el Lcdo. Santiago Roldós Soria y señora Victoria Aguilera Mouton de Roldós; sus hermanos: Dr. Santiago Roldós Aguilera (fallecido en un lamentable accidente de tránsito), Lida. Mariana Roldós Aguilera y el Ab. León Roldós Aguilera (elegido por la H. Cámara Nacional de Representantes Vicepresidente de la República.- I-VI-81).

Su educación secundaria cursó en el Colegio Nacional Vicente Rocafuerte de Guayaquil, aquí recibió el Gran Premio “Vicente Rocafuerte” y mejor Bachiller Vicentino. Luego siguió Jurisprudencia y Ciencias Sociales en la Universidad de Guayaquil, aquí se le entregó el Premio Contenta de la Universidad de Guayaquil.

Jaime Roldós Aguilera fue considerado durante todos los años de estudios para el premio “La Filantrópica” de la Benemérita Sociedad Filantrópica del Guayas.

Contrajo matrimonio con la Ab. Martha Bucaram Ortiz. Jaime Roldós Aguilera conoció a su cónyuge en las aulas universitarias; Martha y Jaime Roldós el día en que hicieron la promesa matrimonial abril de 1962, se juraron mantenerse unidos en el triunfo o en la derrota, en la alegría y el dolor; unidos en la vida hasta que la muerte los “separe”; pero en esta pareja ejemplar ni la muerte los separó, porque juntos murieron para ir a otra vida, porque “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”.

Los esposos Roldós Bucaram tuvieron tres hijos que a su muerte se computaron la siguiente edad: Martha de 17 años, Diana de 16 años, Santiago Roldós Bucaram de 11 años.

Murió trágicamente junto a su esposa Martha en un accidente aviatorio en viaje de Quito a Zapotillo el 24 de mayo de 1981.

Desde el instante supremo de la muerte de Jaime Roldós Aguilera son difíciles sus dimensiones exactas de las reacciones que la historia nacional y continental recogió en sus anales. Aunque fue corto su paso por el poder, el tiempo inexorable agigantará su figura. Junto al pueblo ecuatoriano estuvo el pueblo de todo el continente para receptar con profundidad el pensamiento sincero de este humanista Jaime Roldós Aguilera; su prematuro fallecimiento conmovió a pueblos y gobiernos de otras latitudes. El pensamiento de Roldós traspasó las fronteras.

Leer más…