Archivo

Posts Tagged ‘Mercado’

Una vida entre papas, zanahorias, sueños…

febrero 26, 2012 Deja un comentario

Tres dólares son extraídos, a la fuerza, del bolsillo de María Eulalia Zhinín, mientras camina de regreso al Mercado Gran Colombia, donde tiene tres sacos de papa pendientes de lavar. La persona que le quitó el dinero, escondido en su fajín, es su propio esposo, quien con varios grados de alcohol encima, le exige dinero para seguir consumiendo su tiempo en este vicio.

María es del barrio Zalapa, pero desde que se casó vive donde pueda o, como ella misma dice, donde sea más barato de pagar el arriendo. Con apenas 28 años, es madre de cinco niños. Ellos juegan en el mercado mientras su madre lava las papas o verduras que le encarguen las vivanderas.

Sus hijos nunca han ido a la escuela, porque no tiene dinero y su esposo les ha dicho que la vida les enseñará lo que deben aprender, mientras eso suceda, juegan con otros niños y vuelven al lavadero cuando ya tienen hambre, aunque a veces deben solucionar por si solos esta necesidad, ya sea cargando sacos por 10 o 25 centavos, o pidiendo caridad. Leer más…

Anuncios

Entre tragos y cargas

abril 17, 2010 2 comentarios

Si uno camina por el mercado Gran Colombia (Mayorista), especialmente en las mañanas, aún puede observar una que otra carreta cargada y  movida por nada más que la fuerza humana,  aunque también pueden observar la quietud de algún conductor, que se quedó asilado en una esquina porque lo abandonaron sus energías.

Sentado en su carreta, en una esquina  del mercado, encontramos  a Nelson  Tapia, con algunas canas encima, unos ojos  sobrecargados de rojo, y más de 73 años a cuestas, aún no ha renunciado a cargar con su carreta o a cargar en su carreta.

Nació en Celica, pero decidió venir a Loja, porque le estaba yendo mal en la agricultura y su cuñado, que ya venía trabajando en esto, le contó que le podía ir mejor aquí, desde aquel entonces ya han pasado 36 años, y en este tiempo gracias a su esfuerzo a podido construir su propia casa y criar a sus cuatro hijos.

Nos comenta que en esos años le iba muy bien, porque trabajaba todo el día, “era más duro  e incluso ni avanzaba, pero ganaba muy bien“, más o menos por este tiempo perteneció al sindicato Simón Bolívar, sin embargo como se quedaron pocos, ahora ya no hay nada, y cada uno trabaja por su cuenta.

Para construir su carreta compró las llantas, los aros y la madera, y luego se fue donde un carpintero, pidiéndole que se la dé haciendo, con la misma viene laborando  unos cuatro años, tenía una más viejita pero se la robaron.

Puede cargar hasta 15 quintales, pero ahora a lo mucho carga 6, su tarifa mínima es de 50 centavos y la máxima de dos dólares, sus ganancias diarias varían entre  5 y 15 dólares, aunque hay pocos días en los puede llegar  hasta 25. Leer más…