Archivo

Posts Tagged ‘Payaso’

El rostro despintado de un payaso

febrero 26, 2012 Deja un comentario

El espectáculo está por empezar, es su último día de presentación en la ciudad de Loja, las luces se encienden y una voz grave da por iniciada la función. La gente se encuentra en sus asientos, mientras el olor a pasto impregna el ambiente.

Detrás del escenario se encuentra Emanuel (Mandarina), cambiándose de ropa para abrir el espectáculo, el público no es el suficiente, y eso que se cobró tan solo un dólar la entrada; no fue un buen día porque la lluvia cayó o tal vez porque los lunes todos inician su semana de trabajo.

Sale convertido en un acróbata, con un traje amarillo y negro. Utiliza unas telas blancas para su show, que lo llevan a gran altura, sus movimientos son muy ágiles, sin temer ni siquiera la falta de una red de seguridad.

Termina su primera salida a escena, la gente aplaude; lo hace muy bien, pero este no es el oficio que más le agrada en el circo, entonces se retira tras el escenario para convertirse en un payaso, mejor dicho en “Mandarina”, como él mismo lo dice, es el payaso mandado para reír.

Hace ocho años realiza este trabajo, aún recuerda que cuando se encontraba en Riobamba vio el circo y decidió hablar con los dueños para formar parte del elenco. Pensó que no sería difícil esto de hacer reír a la gente, después de todo siempre había sido el más alegre y gracioso de su familia, así que dejó su trabajo de comerciante de ropa, para dedicarse de lleno al arte. Leer más…

Categorías:Bla bla bla bla Etiquetas: , , , , , ,

La poesía de un payaso

abril 27, 2011 2 comentarios

Hace un par de años cuando trabajaba en un diario entrevisté una noche a un Payaso de circo cuando se maquillaba para la función y fue aquí donde me recitó esta poesía, la cual es parte de un libro de niños y adolecentes de la calle. El poema fue dedicado al cómico argentino Alberto Olmedo. Nunca supe de su existencia hasta que ese día, aquel Payaso me lo recitó…

De un ataque al corazón
esta tarde se murió un payaso.
Lo mas divertido del caso
que mientras su cuerpo estaba inerte,
la gente aplaudía y aplaudía,
al mismo tiempo pedía
qué él repitiera su muerte.

Es al payaso en esta vida
a quién Dios lo destinó a sufrir,
pues tiene que hacerte reír
aunque tenga su alma herida.

Con mi sonrisa fingida tengo
penas que ocultar,
más si yo, el payaso, pudiera hablar
y contar mis amarguras
hasta las almas más duras podrían conmigo llorar.

Al ver mi cara pintada
todos ríen con placer
sin llegar a comprender
que mi vida es desgraciada

si lanzo una carcajada
todos creen que es de alegría
más no comprenden que la suerte impida
que más riendo estoy,
es un paso más que doy
en pos de mi tumba fría.

No pidáis que me ría
que de mi propia risa me espanto,
he reído tantas carcajadas de dolor
en este mundo traidor.

Me han enseñado a reír con llanto
y llorar con carcajadas.

Mañana cuando el payaso muera
todos lo echarán al olvido
más de mi que te has reído
nunca mas te acordarás
como música pasajera
que viene y se va.

Por eso público querido
usted que me ha brindado su aplauso
que me llena de gozo,
el último aplauso te pido y quedarme satisfecho
poniéndolo en tu carne y
llevándolo en nuestro pecho
como dos payasos bien agradecidos.