Archivo

Posts Tagged ‘Perú’

Historias en la ruta de un taxi de Piura a Narihuala

abril 23, 2010 6 comentarios

Luego de haber visitado Catacaos y Narihuala, el taxista me dejó frente al hotel donde me recogió hace tres horas, le pregunté por primera y última vez su nombre, contestó con una sonrisa, diciendo; Omar, le pagué los 39 soles y me retiré dándole la mano en señal gratitud.

Eran cerca de las 10 de la mañana, decidí salir con la sola idea de aprender algo de este País, había escuchado de un lugar llamado Catacaos, decidí intentar conocerlo, me dijeron que lo más fácil sería llegar al paradero de kombis (busetas) que iban para allá, el guardia del hotel me dijo que estaba cerca, pero que mejor coja un taxi, ante el descontrolado tráfico, había un embotellamiento enfrente, así que decidí caminar cerca de cinco pasos para coger el primer taxi.

Mi pregunta fue cuanto valía ir al paradero, me dijo que por tres soles llegaría al lugar, pero que él se ofrecía dejarme en Catacaos por nueve soles más, tomé la segunda opción, en el trayecto me contó que tiene 28  años, una esposa, dos hijas y parte del vehículo, porque aún no lo ha pagado, lo compró de segunda mano y le faltan pagar seis meses.

Cuenta que es de Catacaos, todos los días viene a Piura a las cinco de la mañana para iniciar con su trabajo, regresa un momento a las tres para comer algo en su casa y regresa a trabajar hasta las  11 de la noche, le pone 40 soles de gasolina a su auto, por día, y gana cerca de 65, si le va bien en el día.

En la carretera mientras me miraba a cada momento por el retrovisor, me contó que antes de trabajar en el taxi, hace 5 años, se dedicaba a la pesca en Talara, pero que lo dejo porque le iba mal, es aquí cuando empieza hablar de la política y la corrupción en su país, “los políticos siempre mienten, ofrecen todo y no dan nada, está bien que roben pero no todo”. Leer más…

Anuncios

Tunigarcilazo; una vida dedicada al arte

febrero 9, 2010 Deja un comentario
Alguna vez me dediqué a la búsqueda de éste persona, camine y escudriñé, no sabía ni su nombre, recorrí media ciudad y lo encontré en un comedor para indigentes, luego me contó su vida y su vida me encantó… Gracias Maestro.

Máximo Roberto Tunigarcilazo Quispe, artista plástico peruano de 83 años de edad, que lleva viviendo en Loja cerca de 10 años, sin un hogar, ni una muestra de su verdadero trabajo artístico, puesto que sus obras se perdieron con el  tiempo.

En sus mejores épocas, ganó un concurso nacional en Lima, para realizar un monumento al escritor español Garcilaso de la Vega, pero ahora de poco sirven las medallas que le otorgaron por su pintura y escultura, ni siquiera eso le han quedado como recuerdo, por tener una vida de trotamundos casi todo lo ha perdido, viéndose él mismo como culpable, “así como uno enreda debe desenredar”.

Actualmente se dedica a la venta de cartón, no tiene un lugar fijo donde vivir, come una sola vez al día,  se dedica a leer lo que encuentra, utiliza su tiempo libre para escribir su diario y le gusta asistir a cada evento cultural del que se entera.

Su vida es un compendio de anécdotas artísticas, movidas por un desinterés personal. Nacido el 3 de noviembre de 1926, en el pueblo de Ayaviri, perteneciente al departamento de Puno,  al norte del Perú. Su abuelo, al ver las aptitudes que tenia a corta edad, le enseñó a leer y escribir, ingresó a la escuela a los 14 años, sus padres no lo deseaban, pero el Gobierno de Manuel Prado,  decretó que todos estaban obligados a enviar a sus hijos a la escuela, y si no lo hacían serían encarcelados.

A los 21 años decide, terminando sus estudios primarios, migrar a la ciudad del Cusco, “formé un trío musical junto a dos amigos, en el que tocaba el charango, todos los sábados nos encontrábamos, durante años cultivando el arte de la música, teniendo muchas aventuras románticas”, menciona. Leer más…