Archivo

Posts Tagged ‘Viaje’

Historias en la ruta de un taxi de Piura a Narihuala

abril 23, 2010 6 comentarios

Luego de haber visitado Catacaos y Narihuala, el taxista me dejó frente al hotel donde me recogió hace tres horas, le pregunté por primera y última vez su nombre, contestó con una sonrisa, diciendo; Omar, le pagué los 39 soles y me retiré dándole la mano en señal gratitud.

Eran cerca de las 10 de la mañana, decidí salir con la sola idea de aprender algo de este País, había escuchado de un lugar llamado Catacaos, decidí intentar conocerlo, me dijeron que lo más fácil sería llegar al paradero de kombis (busetas) que iban para allá, el guardia del hotel me dijo que estaba cerca, pero que mejor coja un taxi, ante el descontrolado tráfico, había un embotellamiento enfrente, así que decidí caminar cerca de cinco pasos para coger el primer taxi.

Mi pregunta fue cuanto valía ir al paradero, me dijo que por tres soles llegaría al lugar, pero que él se ofrecía dejarme en Catacaos por nueve soles más, tomé la segunda opción, en el trayecto me contó que tiene 28  años, una esposa, dos hijas y parte del vehículo, porque aún no lo ha pagado, lo compró de segunda mano y le faltan pagar seis meses.

Cuenta que es de Catacaos, todos los días viene a Piura a las cinco de la mañana para iniciar con su trabajo, regresa un momento a las tres para comer algo en su casa y regresa a trabajar hasta las  11 de la noche, le pone 40 soles de gasolina a su auto, por día, y gana cerca de 65, si le va bien en el día.

En la carretera mientras me miraba a cada momento por el retrovisor, me contó que antes de trabajar en el taxi, hace 5 años, se dedicaba a la pesca en Talara, pero que lo dejo porque le iba mal, es aquí cuando empieza hablar de la política y la corrupción en su país, “los políticos siempre mienten, ofrecen todo y no dan nada, está bien que roben pero no todo”. Leer más…

Anuncios

Dos viajeras del tiempo y espacio

julio 15, 2009 1 comentario

GetAttachment.aspx (2)Si tuviera que escribir una crónica o una simple historia sin tiempo y espacio, escribiría sobre Marita y Silvina, dos argentinas que hacen al mundo más pequeños con cada paso que dan, y minimizan el tiempo al ocuparlo con tan solo su presencia y la presencia de los seres que se encuentran en cada lugar que habitan por algo más que un par de días.

Su ciudad natal es este planeta, como debería ser la de todos, su casa es una simple cuarto alquilado o prestado, aunque estar entre cuatro paredes no es lo suyo, y encontrar abrigo tampoco, sus finanzas y economía no van más allá del intercambio de pertenencias, se rigen a la historia y lo que tranzan es creado por ellas mismas, desde un par de manillas, aretes, binchas, hasta llegar a artefactos sorprendentes, que para la gente común tal vez solo sea un colgante, pero bajo la explicación se convierten en instrumentos de otro tipo.

Las conocí como se las conoce a las personas que te marcan la vida, en el momento menos indicado y en lugar menos esperando, sin saber su nombre hasta ahora, con tan solo el recuerdo de sus voces contrastadas con las cuerdas de sus acordes, con la música que pocos escuchan y con las sonrisas que escasos tienen.

Siempre he dicho que el tiempo se mide de acuerdo a la persona con quien lo compartas, esta teoría fue puesta a prueba con ellas, pues tan solo en dos días se llegaron a integrar a mi vida, como se integra el sol con el día. Leer más…